Tec – Guorx

Con claras reminiscencias plasmadas sólo en los inicios de la electrónica más tribal, reflejada en el sonido digital de precursores como Kraftwerk y Afrika Bambaataa, podría definirse “Guorx”. Compilación editada por Pueblo Nuevo, netlabel electrónico, donde aparece el trabajo del genio de los cocktail electrónicos: Rodrigo Castro, cofundador de Marciano, y que este 2007 se dio el lujo de crear una placa en la que nos transmite lo más híbrido de los efectos alienantes generados a través del ruido de las máquinas.

“Tec”, el apelativo con el cual era conocido Rodrigo en su etapa de solista, cuando a principios de los años 90, la escena techno se introdujo a través de los poros de miles de chilenos comandados a través del singular colectivo Euphoria. Tiempos que gatillaron en este músico una transformación que lo catapulta como un impulsor en melodías siderales y futuristas, capaz de idear nuevos sonidos a través de sampleos y perilleos al son de la tecnología. En esos años, Tec, dió sus primeros pasos, bajo el alero de la mística reinante en las famosas fiestas “Barracuda”, donde el telón de fondo eran los beats a través de los cuales se dejaban llevar Dj’s; “New Wave’s” y cuanto público se paseara por la “Perrera de Arte”, punto de encuentro en los comienzos de las rave’s criollas nocturnas.

Todo este bagaje, sin duda le permitió a Tec, llevar a cabo un trabajo sólido. Marcado por la madurez de una trayectoria, en la que “Guorx” envuelve al oyente a través de pistas hipnóticas, con beats remixeados, en un estilo en el que mezcla chill-out, ambient aderezado con house y notas drum & bass que marcan vibraciones que embaucan.

Un single imprescindible de esta producción es “Combo4”, una composición con secuencias muy pop. También está “Really Down Under”, otro de los track que alimentan y hacen añorar la llegada de la noche para internarse en una de estas fiestas para bailar al ritmo de los scratches de las máquinas. Recomendamos también “Actividades Extraprogramáticas” y “Toasted Soul” que es sin duda lo mejor de esta placa, con sonidos lúdicos, potentes y en ocasiones sicodélicos. Un infaltable para los amantes de la electrónica.